Latinos en EE.UU.EspectaculosArte y CulturaTecnologiaCiencia y SaludComida LatinaUn Poco de HumorAmerica, MundoPublicidad

 

Haga clic en la flecha del player para ver esta animación.


Fulgencio Batista y Raúl Castro:
Dos Generales, Dos Cubas

El General Comunista Ha Estado Más Tiempo en el Poder,
las Estadísticas de Calidad de Vida Favorecen al General Golpista

JESUS HERNANDEZ CUELLAR

El general Raúl Castro, presidente de los consejos de Estado y de Ministros y primer secretario del Partido Comunista de Cuba, ha estado más tiempo al frente del gobierno cubano que el general Fulgencio Batista. Castro tiene en sus manos las riendas de la administración pública desde que su hermano Fidel le cedió el mando el 31 de julio de 2006 tras una crisis de salud. El general comunista ha presidido el gobierno durante siete años, cinco meses y 10 días, hasta el 10 de enero de 2014. Batista estuvo en el poder desde el golpe de estado que protagonizó el 10 de marzo de 1952 hasta su huida de Cuba el 31 de diciembre de 1958. Es decir, seis años, nueve meses y 21 días.

Previamente, el general Batista había sido presidente constitucional, elegido por el pueblo, entre 1940 y 1944. Sectores políticos cubanos atribuyen a Batista haber manejado bajo cuerda la política cubana casi desde la caída del presidente Gerardo Machado en 1933, hasta su elección en 1940, después de la aprobación de una formidable Constitución, cuya redacción estuvo en manos de todos los sectores políticos, desde ultraconservadores hasta socialistas. El general Castro fue el segundo de su hermano Fidel desde 1959 hasta la crisis gastrointestinal de este último en julio de 2006. Durante esos 47 años, Raúl Castro fue viceprimer ministro hasta 1976 y vicepresidente de los consejos de Estado y de Ministros hasta 2006. Desde la fundación del actual Partido Comunista de Cuba en 1965, el general Castro fue segundo secretario de esa organización política, única legal en Cuba, hasta su elección como primer secretario de la misma en 2011. La Constitución socialista cubana establece que el Partido Comunista "es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado…".

Sin duda alguna, el general Castro ha acumulado mucho más poder, durante mucho más tiempo, que el general Batista, cuya carrera política comenzó por la vía militar al protagonizar una rebelión de sargentos contra la casta militar cubana el 4 de septiembre de 1933, solo unos días después de que el gobierno del general Machado llegara a su fin.

Cuba con Castro y con Batista

Sin embargo, el éxito de los gobiernos se mide hoy día por la calidad de vida que los gobernantes son capaces de producir para sus pueblos, más allá de discursos y consignas. El general Castro llegó al poder como segundo de su hermano Fidel con el triunfo de la revolución popular de enero de 1959 que derrocó al general Batista. En ese momento, Cuba era uno de los países más avanzados de América Latina. Cuentan que el comandante revolucionario Ernesto "Che Guevara" comentó al entrar en La Habana por primera vez que en Cuba sería "muy difícil construir el socialismo", al ver los enormes rascacielos del barrio habanero de El Vedado, centro principal de la modernidad cubana de aquella época.

El gobierno de Batista, que había despojado del poder al presidente constitucional Carlos Prío, encontró ya una Cuba en progreso constante, con su moneda nacional, el peso, uno por uno con el dólar desde finales de los años 40, y el 62 por ciento de la industria azucarera, principal renglón de la economía nacional, en manos de empresarios cubanos. Batista disfrutó de la expansión económica que caracterizó a la época inmediatamente posterior a la Segunda Guerra Mundial. Tanto había crecido la economía cubana en manos nacionales a finales de los 40 y durante la década de los 50, que el capital norteamericano invertido en Cuba en 1958 no superaba el 14 por ciento del total, según cifras divulgadas a mediados de los 60 por el abogado Mario Lazo, representante legal de una gran cantidad de empresas de Estados Unidos radicadas en Cuba, hasta que Fidel Castro las nacionalizó todas hacia el verano de 1960. Datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) divulgados en Ginebra, Suiza, también en 1960, indican que en la Cuba de los 50, los salarios de los trabajadores industriales estaban en el puesto número ocho del mundo, con seis dólares por jornada de ocho horas, y una tasa de desempleo nacional de 7.07 por ciento, la más baja de América Latina, y ligeramente más baja que la de Estados Unidos en 2013.

La bonanza económica cubana se desplomó dramáticamente desde los primeros tiempos del gobierno revolucionario de Fidel Castro, desde lo industrial y lo agrícola hasta los bienes básicos. Por ejemplo, en el caso del ganado vacuno, Cuba había tenido hasta el triunfo castrista la misma cantidad de cabezas de ganado constantemente que la cantidad de habitantes del país, uno seis millones en aquella época, según la Asociación Nacional de Ganaderos de Cuba. Tan sólo en materia de artículos suntuarios, Cuba tenía en 1959 un radio por cada cinco habitantes, un televisor por cada 28, un teléfono por cada 38 y un automóvil por cada 40 habitantes, según el Anuario Estadístico de Naciones Unidas.

El cambio de una economía de mercado con garantías para el derecho a la propiedad privada, a una economía estatal de corte soviético, en la que el Estado se convirtió en el dueño de todo y en el empleador de todos, fue fatal para la sociedad cubana. Después de años de colectivismo y grados de ineficiencia criticados inclusive por las altas esferas gubernamentales de hoy, incluido el propio Raúl Castro, el general está obligado a presidir una nación formada por generaciones que no han conocido la sociedad de consumo, y una fuerza laboral que gana como promedio menos de un dólar al día, que es la unidad de medida de Naciones Unidas para definir la pobreza.

Fidel y Raúl Castro contraponen a la demoledora evidencia de las estadísticas que Cuba ha sido víctima durante 50 años de un embargo comercial y financiero de Estados Unidos, que ha costado al país miles de millones de dólares y no ha permitido al sistema socialista caminar rumbo al desarrollo. Los críticos de los Castro subrayan que otros países marxistas nunca tuvieron embargo e igualmente sufrieron un estrepitoso fracaso económico. Por su parte, el ex presidente norteamericano Jimmy Carter dijo ante el propio Fidel Castro en la Universidad de La Habana, en 2002, que "Cuba tiene relaciones comerciales con 180 países del mundo, en los cuales puede comprar lo que necesita a precios más bajos que en Estados Unidos".

Los Castro también destacan el trabajo del proceso revolucionario en la creación de un sistema de educación y salud pública gratuitas, que han colocado la eliminación de enfermedades, expectativas de vida y cantidad de graduados universitarios a niveles muy por encima del resto de los países en vías de desarrollo. Mientras tanto, los críticos del castrismo recuerdan que en 1953, Cuba ocupaba el número 22 en el mundo en médicos por habitantes, con 128.6 por cada 100 mil. Su tasa de mortalidad era de 5.8 -tercer lugar en el mundo-, mientras que la de Estados Unidos era de 9.5 y la de Canadá de 7.6. A fines de los 50, la isla tenía la tasa de mortalidad infantil más baja de América Latina con 3.76, seguida por Argentina con 6.11, Venezuela 6.56 y Uruguay 7.30, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud. Además, Cuba era el país de América Latina con el mayor presupuesto dedicado a la educación en 1958, con el 23% del total, seguido por Costa Rica, 20%, y Guatemala y Chile con 16%, según América en Cifras, de la Unión Panamericana.

Antecedentes Personales

Todo el tiempo hasta 2006, el general Castro, ahora de 82 años de edad, fue también ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), el equivalente cubano al ministerio de Defensa en otros países. El cargo de ministro otorga autoridad sobre todas las armas: ejército, marina de guerra y fuerza aérea. A partir de 1989, con la crisis política que culminó con el fusilamiento del general Arnaldo Ochoa y el coronel Antonio de la Guardia y el encarcelamiento de decenas de militares por presunto tráfico de drogas, el general Castro y su poderoso Ministerio de las FAR quedaron a cargo de supervisar las actividades del influyente y temido Ministerio del Interior, al que pertenecen la Dirección General de Inteligencia (espionaje), el Departamento de Seguridad del Estado (policía política) y el Departamento Técnico de Investigaciones (especie de FBI cubano), entre otros órganos represivos. Al asumir sus cargos actuales, el general Castro abandonó el Ministerio de las FAR, pero como jefe de Estado y de Gobierno es el Comandante en Jefe de todas las armas.

Conocedores de la realidad cubana indican que el menor de los Castro es más organizado y más pragmático que su hermano Fidel, y que de no ser por la influencia que todavía ejerce este último, ya habría emprendido profundas reformas económicas en Cuba.

Batista fue un sargento taquígrafo que al encabezar la rebelión contra oficiales del ejército cubano en 1933, saltó al grado de coronel y posteriormente al de general. Sus críticos lo acusan de haber frustrado la llamada revolución del 33, y hacerse del poder tras bambalinas en enero de 1934. En mayo de ese mismo año, durante el gobierno del presidente provisional Carlos Mendieta, impuesto por Batista, Cuba logró la abrogación de la Enmienda Platt, un apéndice que tenía la Constitución cubana que permitía a Estados Unidos intervenir en Cuba a petición de los gobernantes cubanos o para proteger sus intereses. Con Mendieta en el poder, la mujer cubana también obtuvo su derecho al voto. Batista estaba detrás. Los círculos antibastitianos también responsabilizan al general de lo que ocurrió en Cuba a partir de 1959, por haber dirigido el golpe de estado de 1952, que frustró el proceso democrático emprendido por él mismo en 1940. Batista falleció en agosto de 1973 a los 72 años, en Guadalmina, España.

Tanto Batista como Fidel y Raúl Castro han sido blanco de duras críticas de las principales organizaciones internacionales de derechos humanos.

Jesús Hernández Cuéllar, director de ContactoMagazine.com

(Hernández Cuéllar es director y editor de Contacto Magazine, revista que fundó en julio de 1994 en Los Angeles, California. Desde 1981 ha trabajado en todo tipo de medios: agencias de prensa, diarios, radio, televisión, semanarios, internet, revistas y redes sociales. Fue redactor de la agencia EFE en Cuba, Costa Rica y Estados Unidos, así como editor metropolitano del diario La Opinión de Los Angeles, California, e instructor de periodismo de la Universidad de California en Los Angeles, UCLA --- Biografía).

Raúl Castro y el ‘Hombre Nuevo’

Más sobre Cuba y los Cubanos

Sucesos Más Importantes de 2013

¿Un Sustituto para Estados Unidos?

¿Por Qué la Violencia, las Intrigas y el Sexo Cautivan al Gran Público?

El Escándalo de Espionaje de EE.UU. Sube de Tono

El Inútil Encanto del Antinorteamericanismo

Ciencia y Tecnología

Publicidad Digital en ContactoMagazine.com

 



Legado Hispano en Estados Unidos

La Guerra contra la Reforma Migratoria

Portada de Contacto Magazine

Custom Search

Su
Dirección Electrónica:



Escriba su Comentario:

 


Fiesta Latina - Contribuciones de los hispanos a EE.UU.

Café Impresso (Un espacio digital de opinión)

© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Inmigración, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU. México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Fiesta Latina, Comida Latina, Café Impresso, Portada



Logo de Contacto
<

REPORTAJES ESPECIALES

La Habana


En 1953, Eugene Staley hizo una investigación (The Future of Underveloped Countries, Harper, New York, 1954), para el Comité de Relaciones Exteriores del Senado norteamericano. Staley clasificó a Cuba entre los países de desarrollo intermedio: Argentina, Austria, Cuba, Checoslovaquia, Chile, España, Finlandia, Hungría, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Unión Sudafricana, URSS, Uruguay y Venezuela. Según The Future of Underveloped Countries, los países altamente desarrollados en 1953 eran Australia, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Estados Unidos, Francia, Holanda, Noruega, Nueva Zelanda, Reino Unido, Suecia y Suiza. Por ende, Cuba se encontraba en 1953 entre los 31 países más desarrollados del mundo, si se considera que Puerto Rico es un Estado asociado a Estados Unidos…. En 1950, atendiendo a una solicitud del Gobierno de Carlos Prío, el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (Banco Mundial) envió una misión técnica presidida por Adam Francis Truslow y compuesta por 17 destacados economistas. Durante varios meses realizaron un estudio de la economía cubana, conocido posteriormente como Informe de la Misión Truslow, que expresa sobre la situación cubana: “la impresión general de los miembros de la misión, de observaciones a través de toda Cuba, es que los niveles de vida de los campesinos, trabajadores agrícolas, trabajadores industriales, oficinistas y otros es mucho más alto que los de sus grupos similares en otros países tropicales y que la mayor parte de los países de América Latina”.

Manuel Castro Rodríguez
3 de enero de 2014 - eju!
www.eju.tv


Cubanos en Estados Unidos

Cuando Roberto Goizueta fue nombrado presidente y director ejecutivo de la Coca-Cola en 1981, los cubanos radicados en Estados Unidos lo asumieron como un símbolo del éxito empresarial de su comunidad, en el país más poderoso del mundo.

¿Qué Aprendió Cuba de su Historia Reciente?

• La ausencia de ciertos principios condujo al compadrazgo y a la corrupción, y a la rápida transformación de la revolución popular de 1959 en una dictadura de izquierda, marxista-leninista, la más larga e inútil que haya conocido el continente americano.

• Hay tres figuras que simbolizan el fracaso de la política cubana. Las razones que llevaron al poder a estos hombres son similares y podrían explicar hasta cierto punto la naturaleza fallida de los experimentos políticos que ha sufrido Cuba.

• Para las naciones exitosas en gobierno y economía, en ciencias e industrialización, en arte y cultura, no existen "hombres fuertes". Lo fuerte es el respeto a la ley, la vigencia de las instituciones, el talento y la preparación de los gobernantes para crear suficiente bienestar para sus pueblos.


Raúl Castro y el ‘Hombre Nuevo’

ROBERTO ALVAREZ QUIÑONES

El “hombre nuevo” revolucionario que diseñaron el Che Guevara y Fidel Castro para el siglo XXI está totalmente desconectado de la revolución, se opone frontalmente a ella, o tiene como meta irse del país para vivir en el capitalismo.

Castrismo vs. Anticastrismo

Vigencia del Debate sobre la Validez o la Monstruosidad Revolucionaria

Ha pasado más de medio siglo desde que comenzó el proceso político encabezado por Fidel Castro en 1959 en Cuba, y aunque algunos creen que ese proceso está a punto de llegar a su fin, el debate acerca de si ha sido válido o monstruoso no ha cesado hasta hoy.

Eva Mendes, Más de una Década en Hollywood

La actriz cubanoamericana Eva Mendes es hoy día una de las intérpretes más populares del cine de Hollwyood. Entre sus filmes más conocidos están 2 Fast 2 Furious, Hitch, Training Day, We Own the Night and The Spirit. De padres cubanos, Mendes nació en Miami, Florida, el 5 de marzo de 1974, pero creció en Los Angeles.