Contacto Banner


America, Mundo Arte y Cultura Tecnologia Espectaculos Ciencia y SaludLatinos en EE.UU. Mexico Cuba Comida LatinaUn Poco de Humor Publicidad Quienes SomosCartas al EditorWho We Are Advertising Contact Us



¿Informado, Desinformado?



Con la fuerza extraordinaria de la televisión y de Internet, el ciudadano de nuestra época se siente abrumado por el flujo descomunal de información que recibe a cada minuto. Son más comunes hoy día las frases "el mundo es una gran tragedia" o "estamos al borde del Apocalipsis", que hace 100 años. Estas frases se deben a que nos hemos enterado de los horribles efectos de un tsunami, los desastres ocasionados por una guerra o el azote de una epidemia que sin piedad ha dejado decenas de miles de muertos, a miles de kilómetros de donde estamos. Siempre hubo grandes tragedias, pero nuestros bisabuelos no tenían televisión ni Internet, y algunos apenas podían leer los limitados periódicos de su tiempo, más cargados de opiniones que de información. La radio era entonces y es actualmente de gran utilidad.

Pienso en la manera en que los humanos más antiguos habrían percibido el mundo, si hubiesen tenido a mano, en vivo, las imágenes de la toma de Tenochtitlán, de las grandes guerras de conquista de muchísimas épocas, en las que la victoria significaba ocupar tierras y convertir en esclavos a los civiles inocentes que sobrevivían, o de las epidemias que arrasaban con ciudades y naciones.

¿Podemos imaginar por un segundo cómo habría presentado la CNN las ejecuciones en la guillotina de la Revolución Francesa, la devastación dejada por el terremoto de 1906 en San Francisco o los cañonazos indiscriminados contra las haciendas del sur durante la Guerra Civil de Estados Unidos? Nada más parecido a lo que entendemos por el fin del mundo.

Hoy día, sólo la Associated Press, la mayor agencia de noticias del planeta, envía información constantemente, cada día, a 1.700 periódicos y a cinco mil radioemisoras y canales de televisión de 121 países en cinco idiomas, a través de una sofisticada red de 4.100 empleados, de los cuales tres mil son periodistas. Pero hay otras muchas agencias de este tipo, como Reuters, Agence France Press, UPI, EFE y Notimex, entre otras. También, los medios, por su propia cuenta, producen un enorme caudal de información original cada día y además de publicarlo, lo venden a otros medios, como son los casos de The New York Times News Service y Los Angeles Times News Service, Agencia Reforma o Fuerza Informativa Azteca. Por otra parte, tómese nota de que en Internet, sólo Google Noticias ofrece información diaria procedente de 4.500 fuentes en inglés y 700 en español, pero lo hace además en otros muchos idiomas. Otro tanto se atribuye a Yahoo, MSN, Terra y otros proveedores de noticias.

Con la revolución de las computadoras u ordenadores personales, a partir de 1980, el ser humano tuvo a su disposición un aparato no sólo para consumir información, sino también para producirla. Pero en la década de los 90, la popularización de Internet condujo a la verdadera revolución de la información. En sus primeros cuatro años de vida, Internet alcanzó una audiencia de 50 millones de personas, potencialmente interconectadas en todo el mundo. Lograr esa audiencia tomó a la radio 38 años, a la televisión 13 años y a las computadoras personales, 16 años. Sin embargo, las audiencias de estos últimos medios no están potencialmente interconectadas, como lo está la audiencia global de Internet, que hoy día tiene más de mil millones de usuarios, 200 millones de ellos en Estados Unidos.

Ante este abrumador escenario, la pregunta debe ser ésta: ¿cómo consumir estos manantiales multitudinarios de información?

A Digerir la Información

La mayoría de las personas hoy día se informan a través del noticiero de televisión, y muchas otras vía Internet. Quedan atrás los periódicos diarios, que si bien están muy lejos de morir, han sufrido una caída significativa de lectores en los últimos años. Pero mucho ojo, la mayor parte de la información que se consume vía Internet procede, precisamente, de las ediciones online de los diarios.

Los telediarios son hoy día una síntesis muy comprimida de lo que ocurre en el mundo. Casi todos tienen una duración de 30 minutos, que deben compartir con la publicidad pagada. En resumen, un telediario promedio posiblemente no presenta en ese tiempo más de 25 noticias, repartidas entre dos o tres reportajes y una mayor cantidad de spots breves, cuya duración individual oscila entre los 15 y los 25 segundos. Desafortunadamente, los telediarios, como casi toda la programación televisiva, están sujetos a la guerra por niveles más altos de audiencia. Esto significa que muchas veces se sacrifica la calidad de la información que verdaderamente necesita el televidente, por noticias insignificantes pero con imágenes impresionantes. Un hombre atropellado por un conductor ebrio en medio de la noche; un incendio con llamas muy luminosas en una casa de familia donde no había nadie en ese momento; y hasta un animal desconocido que succiona la sangre de otros animales hasta matarlos, por no mencionar las largas persecuciones policiales por las autopistas, en vivo. Este fenómeno es particularmente cierto en Estados Unidos, pero empieza a ganar terreno en otros países, debido al carácter comercial de la televisión. A mayor número de televidentes, mayor número de anunciantes que pagan tarifas más altas.

A pesar de esto, la televisión es, sin duda alguna, el medio que permite a la mayoría estar al tanto de lo que ocurre. Mucha gente no tiene todavía una computadora, pero casi todo el mundo tiene un televisor. La capacidad de síntesis de la televisión y su inmediatez, ayuda a digerir la montaña informativa de la que hablábamos antes, aun con el inevitable fantasma de lo espectacular.

Internet, por su parte, ofrece una inmediatez mayor que los telediarios. Muchas veces nos enteramos de algo importante gracias a este nuevo medio, ya no tan nuevo, muchas horas antes de que comience el noticiero de televisión. No existe un lenguaje particular de Internet, por mucho que nos quieran hacer creer lo contrario. Lo que leemos en la red se parece mucho a lo que leemos en un periódico. Por lo general, hay mucha más información sobre un tema de la que recibimos de un telediario, y en ocasiones, hoy día, esa información viene también acompañada de imágenes en video y segmentos de audio. Muchos periódicos publican en Internet versiones de un tema que son mucho más extensas que las de su edición impresa, por razones de espacio.

Para quienes creen que los medios tradicionales le pasan gato por liebre, están también los espacios digitales alternativos y los blogs personales, desde los que publican la extrema derecha y la extrema izquierda, hasta las denuncias de los ambientalistas y de los defensores legítimos de los derechos humanos, así como las charlas y debates de los llamados espacios sociales.

Pero uno de los inventos más modernos, todavía en manos de la minoría, es esa combinación fabulosa de Internet y la telefonía móvil. También es posible recibir noticias a través del teléfono móvil, mientras estamos sentados en un parque o un tren del Metro. Muchos expertos creen que este adelanto, sin paralelo, está poniendo en peligro la existencia misma de las computadoras personales. Otros creen que el ordenador, por muchas razones, es insustituible, o al menos así será durante las próximas décadas.

Los amantes empedernidos de la información todavía constituyen una élite, pero una élite que Internet ha logrado juntar. Estas son personas que pasan horas y horas detrás del computadora, en busca de la información que necesitan, que muchas veces es información especializada.

Lo bueno de todo esto es que no se trata de un fenómeno excluyente. Para estar informado, usted puede elegir la modernidad de Internet, de la televisión digital terrestre o el tradicional momento de sentarse en la mañana a leer la edición impresa de su diario favorito, mientras disfruta de una buena taza de café.

La Blogosfera y el Periodismo Ciudadano

Más sobre Internet y Tecnología







Para recibir el boletín de Contacto con nuevos artículos...

© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU., México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Comida Latina, Portada, Directorio Comercial Clasificado

Contacto Logo