La Violencia Castiga a Estados Unidos


Explosión en el Edificio Federal de Oklahoma City en 1995...

Bomberos trabajando tras la explosión en el Edificio Federal de Oklahoma City el 19 de abril de 1995, que dejó un saldo de 168 muertos, entre ellos 19 niños, 680 heridos y más de 300 edificios destruídos o dañados. (Foto: FEMA).

La Violencia Castiga a Estados Unidos

Más de 11 Mil Asesinatos por Año; 270 Millones de Armas de Fuego en Manos de Civiles; 30 Mil Pandillas, 760 Mil Pandilleros, Terrorismo Doméstico.

JESUS HERNANDEZ CUELLAR

Un camión Ryder estacionado en la puerta del Edificio Federal Alfred P. Murrah, en Oklahoma City, llevaba en su interior una carga mortal: cinco mil libras de explosivos. Era el 19 de abril de 1995. Un sujeto llamado Timothy McVeigh la había colocado en el interior del vehículo. Al estallar dejó un saldo de 168 muertos, entre ellos 19 niños que se encontraban en la guardería del edifico gubernamental, el menor de ellos tenía solamente cuatro meses de nacido. La explosión provocó heridas a otras 680 personas y en cuestión de segundos destruyó la mayor parte de la estructura de nueve pisos, decenas de vehículos terminaron incinerados y más de 300 edificios de la zona sufrieron daños o fueron también destruidos. El gobierno y los medios de Estados Unidos han calificado este hecho como el mayor acto de terrorismo doméstico en la historia del país. Pero este horrible acontecimiento no fue un hecho aislado.

Veintiún años después, la madrugada del 12 de junio de 2016, un hombre de 29 años llamado Omar Mateen, norteamericano de origen afgano, abrió fuego con una pistola y un rifle contra una multitud de 200 personas que se encontraban en el club nocturno gay Pulse, en Orlando, Florida. El saldo fatal fue de 49 muertos y 53 heridos. Según las autoridades, Mateen simpatizaba con la red terrorista Estado Islámico, grupo que horas más tarde dijo que el atentado había sido perpetrado por uno de sus combatientes. El agresor murió a manos de un equipo de SWAT de armas y tácticas especiales.

En este caso, la comunidad homosexual fue el blanco del despiadado asesino.


Video de la balacera del 12 de junio de 2016 en el club nocturno Pulse de Orlando, Florida, tomado por testigos de la masacre y divulgado a través de las redes sociales.


Sólo unos meses antes, el 2 de diciembre de 2015, los esposos Syed Rizan Farook y Tashfeen Malik asesinaron a 14 personas y dejaron gravemente heridas a otras 22, en un centro de asistencia social del condado de San Bernardino, California. Las víctimas eran compañeros de trabajo de los agresores. Los dos atacantes, simpatizantes del terrorismo islámico, murieron durante un enfrentamiento con las autoridades, horas después del ataque. Farook nació en Estados Unidos de origen paquistaní. Malik nació en Paquistán y viajó a Norteamérica para su boda con Farook.

Decenas de masacres de este tipo han ocurrido en Estados Unidos. Otra de las más recientes sucedió el 1 de octubre de 2015, cuando el joven Christopher Harper Mercer, de 26 años, entró a un salón de clases de inglés del colegio comunitario de Umpqua de la localidad de Roseburg, en el estado de Oregon, y comenzó a disparar contra los alumnos que estaban allí dejando un saldo de nueve muertos y siete heridos. Harper Mercer tenía en su poder seis armas de fuego durante la matanza. Otras siete fueron confiscadas en su apartamento luego de la tragedia. El joven homicida murió en medio de un enfrentamiento con la policía. Según testigos, el asesino preguntaba a sus futuras víctimas qué religión profesaban. Si respondían que eran cristianos, les disparaba a la cabeza. Si se mantenían en silencio, les disparaba a los pies.


Reportaje Especial

No hay que olvidar que cuatro presidentes de Estados Unidos han sido asesinados desde 1865, cuando el más famoso de ellos, Abraham Lincoln, cayó abatido por los disparos hechos por John Wilkes Booth con una pistola calibre .44. Otros cinco mandatarios norteamericanos han sido blanco de atentados.

Figuras prominentes como el luchador por los derechos civiles Martin Luther King y el candidato presidencial demócrata Robert Kennedy fueron asesinados en 1968. El mundialmente famoso compositor británico John Lennon, líder de The Beatles, fue igualmente ejecutado a balazos en diciembre de 1980. Para muchos, la violencia que se vive en las calles de Estados Unidos ha tenido, de un modo u otro, tintes políticos, pero en honor a la verdad este delirante fenómeno penetra otros muchos laberintos de los desajustes de una sociedad que, por una parte, es profundamente religiosa y solidaria, y por otra, está brutalmente intoxicada de películas, imágenes y noticias relacionadas con actos de sangre, y en la que casi cualquier persona mayor de edad puede comprar un arma de fuego.

Por suerte, los homicidios han experimentado un descenso en Estados Unidos en los últimos años, con un total de 11.961 en 2014 (cifra más reciente de un año completo) si se compara con las estadísticas de 2008, cuando ocurrieron 16.442, de acuerdo con cifras de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI). Del total de 2014, 8,124 asesinatos fueron cometidos con armas de fuego. De 1986 a 1995, se perpetraron más de 20 mil homicidios por año. Fue en 1991 que se produjo el número más elevado, con 24.700.

Pero la violencia no se refleja solamente en los asesinatos o los actos terroristas internos. Las violaciones sexuales también presentan cifras preocupantes. En 2013 ocurrieron 79.770 sucesos de ese tipo en la nación, según el F.B.I., mientras que los llamados asaltos agravados estremecieron al país con un total de 724.149 el mismo año, de los cuales el 21.6% se llevaron a cabo con armas de fuego.

Otros Hechos Violentos

En agosto de 1966 el ex marine Charles Whitman se atrincheró en una torre de la Universidad de Texas en Austin y con un arma de fuego mató a 15 personas e hirió a otras 32 antes de morir a manos de la policía. La masacre de la escuela secundaria Columbine, en abril de 1999, también estremeció al mundo. Dos estudiantes de esa escuela mataron a balazos a 12 compañeros de estudio y a un profesor, antes de suicidarse. En dimensión, estuvo por encima la matanza de la escuela tecnológica Virginia Tech, en abril de 2007. El joven Cho Seung-hui disparó a mansalva en dos lugares diferentes del plantel, dejando un saldo de 32 muertos. Pero no menos horrible fue otro acto de violencia desmedida ocurrido en una escuela primaria de Connecticut en diciembre de 2012, con saldo de 28 muertos, entre ellos 20 niños pequeños. El joven asesino Adam Lanza, de 20 años, mató a su madre en su propia casa, y después se dirigió a una escuela y comenzó a disparar a mansalva con un arma de grueso calibre.

Ira M. Leonard, coautor del libro American Nativism, 1830-1860, asegura que en el siglo XX murieron más norteamericanos a manos de sus propios compatriotas que soldados de Estados Unidos en las dos guerras mundiales, la guerra de Corea y la guerra de Vietnam, juntas.

Otros la emprenden contra las pandillas callejeras, que hoy día están actuando como sucursales de cárteles de la droga radicados en América Latina y otras zonas del mundo. En 2006, el 58 por ciento de los asesinatos cometidos en Los Angeles estuvieron relacionados con las pandillas. Según el Departamento de Justicia de Estados Unidos, en este país hay 30 mil pandillas con 760 mil miembros en dos mil 500 comunidades a lo largo y ancho del territorio nacional. El condado de Los Angeles es una región considerada la capital de las pandillas, con aproximadamente 120 mil pandilleros. La existencia de estas bandas criminales no es nada nuevo, ya que han estado ahí desde 1850. Muchas de ellas son afroamericanas, latinas, asiáticas, rusas, chechenas, y otras están formadas por jóvenes estadounidenses blancos.

El Debate sobre las Armas

La violencia propia de la sociedad estadounidense, además de trágica, tiene un costo económico fuerte. La página NetWellness, patrocinada por las universidades de Cincinati, Ohio y Case Western, señala que los homicidios perpetrados con armas de fuego cuestan al país cuatro mil 500 millones de dólares cada año sólo en gastos médicos, y que el 80 por ciento de esa cifra la pagan los contribuyentes.

Gran número de activistas atribuye a la venta de armas, la ola de violencia que invade a Estados Unidos. Datos de los propios fabricantes, divulgados en 2010 y citados por la organización Just Facts, revelan que en Estados Unidos aproximadamente 270 millones de armas de fuego están en manos de civiles. Poco menos que la cantidad total de habitantes de la nación. Del otro lado de la moneda, los defensores de la venta de armas, indican que éstas por sí mismas, no son las causantes de las muertes, del mismo modo que la venta de automóviles no es la causante de los accidentes de tráfico.

Cuando se busca en Google la frase "firearm sales" (venta de armas de fuego), aparecen cuatro millones 360 mil resultados. Muchas son páginas web de vendedores de armas que ofrecen desde pistolas calibre .22 hasta rifles de asalto AK-47 y AR-15, y subametralladoras Uzi.

A propósito de la violencia que vive México, donde se han producido aproximadamente 100 mil asesinatos en los últimos 10 años, atribuidos al crimen organizado, el diario norteamericano The Washington Post trató de explicar por qué podría estar ocurriendo esto en un país como México que tiene leyes muy estrictas en cuanto a la venta de armas. La conclusión a la que llega el influyente periódico es que en la frontera entre México y Estados Unidos, hay más de seis mil vendedores de armas de fuego con licencia para desarrollar este negocio. Todos funcionan del lado estadounidense.

Sin embargo, un fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos emitido en junio de 2008, concluyó este antiguo e intenso debate sobre el tema. El punto es que la Segunda Enmienda de la Constitución del país otorga a los ciudadanos el derecho a usar armas de fuego para su protección. Para los estadounidenses, su Constitución, con más de 200 años de existencia, es algo muy parecido a la Biblia para los cristianos, es decir, un texto sagrado.

La compra de un rifle de asalto AK-47 o de una subamertralladora Uzi para la protección personal, obviamente, es parte de un debate paralelo que no cesará sólo porque la Corte Suprema haya emitido el dictamen de 2008.

(Hernández Cuéllar es director y editor de Contacto Magazine, revista que fundó en julio de 1994 en Los Angeles, California. Desde 1981 ha trabajado en todo tipo de medios: agencias de prensa, diarios, radio, televisión, semanarios, internet, revistas y redes sociales. Fue redactor de la agencia EFE en Cuba, Costa Rica y Estados Unidos, así como editor metropolitano del diario La Opinión de Los Angeles, California, e instructor de periodismo de la Universidad de California en Los Angeles, UCLA).

Para ver comentarios y expresar opiniones en Facebook:



¿Por Qué la Violencia, las Intrigas y el Sexo Cautivan al Gran Público?

Para compartir este artículo:




México: La Guerra entre el Periodismo y el Poder

Arte y Cultura

Más sobre Inmigración y Reforma Migratoria

Café Impresso - El Valor de la Palabra en la Nueva Era de la Comunicación Social

Quiénes Leen Más, Dónde se Lee Menos, Quién Entiende Mejor lo que Lee

Tecnología - Redes Sociales, Teléfonos Inteligentes, Internet

EE.UU.: Los Hispanos Abrazan la Tecnología Digital

El Legado Hispano en Estados Unidos

Latinos en el Cine y la TV de Hollywood

Música, Cine, Festivales, Eventos Especiales

Más de $60 Mil Millones en Remesas para América Latina

Para enviar un mensaje a ContactoMagazine.com

Más sobre los Latinos en Estados Unidos

 


Portada de ContactoMagazine.com


© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Inmigración, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU. México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Fiesta Latina, Comida Latina, Café Impresso, Portada









Timothy McVeigh

El Final de Timothy McVeigh

Timothy McVeigh, ejecutor principal del atentado con explosivos en Oklahoma City y veterano de la guerra del Golfo Pérsico de 1991, se convirtió en un fervoroso enemigo del gobierno de Estados Unidos después del asalto de fuerzas federales a una secta religiosa en Waco, Texas, que provocó la muerte de 76 personas en 1993. McVeigh, nacido el 23 de abril de 1968, esperaba que su acción terrorista en Oklahoma provocara una revuelta contra el gobierno.

En el acto terrorista tuvo dos cómplices, Terry Nichols y Michael Fortier. Después del bombazo, el F.B.I. rastreó la renta del camión de la empresa Ryder en que McVeigh colocó las cinco mil libras de explosivos, y elaboró un retrato hablado del sujeto que había rentado el vehículo con el nombre falso de Robert Kling. La gerente del Dreamland Motel, Lea McGown, identificó a McVeigh y este fue capturado poco después en la autopista interestatal 35, en el condado de Noble, Oklahoma. El 10 de agosto McVeigh fue instruido de 11 cargos federales, entre ellos el uso de un arma de destrucción masiva y ocho cargos de asesinato en primer grado. Por tratarse de una acusación federal, el gobierno solo acusó al joven de la muerte ocho de sus agentes, pero no de los otros 160 muertos, ya que éstos correspondían a la jurisdicción estatal de Oklahoma.

El 2 de junio de 1997, McVeigh fue declarado culpable de la acusación federal que pesaba sobre él. El día 13 del mismo mes y año, el jurado recomendó que fuese condenado a la pena de muerte. El juez tomó en cuenta la recomendación. La fecha de su ejecución fue programada para el 11 de junio de 2001. McVeigh, entonces de 33 años de edad, invitó al director y compositor David Woodard a interpretar música de réquiem la víspera de su ejecución, pidió un sacerdote católico y dos pintas de helado de chocolate y menta como su última comida. También decidió leer el poema Invictus del escritor William Ernest Henley como su última declaración.

Fue ejecutado a las 7:14 de la mañana del día establecido mediante una inyección letal en la Penitenciaría Federal de Terre Haute, en Indiana, convirtiéndose en el primer reo ejecutado por el gobierno federal desde la muerte de Victor Feguer, en Iowa, el 15 de marzo de 1963.

Sus cómplices también fueron declarados culpables. Terry Nichols fue condenado a 161 cadenas perpetuas sin derecho a libertad condicional. Michael Fortier fue sentenciado a 12 años de prisión, después de los cuales salió en libertad.






Ciberguerras

Alerta ante el Peligro de las Ciberguerras

La informática se está convirtiendo poco a poco en un arma peligrosa, y las guerras del futuro ya se están librando a ciertos niveles en el espacio cibernético. El secretario de Defensa de EE.UU., Chuck Hagel, informó que el Pentágono está dándole una importancia significativa a su unidad de ciberguerras con el propósito de frenar cualquier ataque extranjero contra sus redes e infraestructura.

Muchos se preguntan si se puede predecir un terremoto.

¿Se Puede Predecir un Terremoto?

Desde hace años los californianos esperan un devastador terremoto de más de ocho grados en la escala de Richter, que ha sido bautizado antes de llegar con el nombre de "El Grande" (The Big One). Muchos creen que cuando ello ocurra, California podría quedar dividida en dos, con la región que corre sobre las costas del Pacífico posiblemente convertida en una isla. ¿Exageración?

Sector financiero de Nueva York.

¿Un Sustituto para Estados Unidos?

• Un Estudio de Inteligencia Militar Señala que la Economía de China Superará a la de EE.UU. antes de 2030.

• Si Bien el Poder Económico, Tecnológico y Militar de Washington es Asombroso, su Enorme Deuda Pone los Pelos de Punta.

• Analistas de Ideas Contrarias como Carlos A. Montaner, Noam Chomsky y Roberto Alvarez Quiñones No Ven un Competidor para EE.UU.

Las dantescas imágenes del derrumbe de las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York en 2001, las apocalípticas escenas de las guerras de Irak y Afganistán y el estallido de la crisis financiera de 2008 que profundizó el camino hacia la Gran Recesión, así como el impresionante crecimiento económico de China y la enorme deuda pública de Washington son, para muchos, pruebas irrefutables de que Estados Unidos no podrá ser por mucho tiempo más la potencia hegemónica más próspera y poderosa que haya conocido la historia de la humanidad. ¿Será cierto? Y si lo es, ¿qué otro país podría ocupar esa privilegiada posición?

El Congreso de EE.UU. en pleno...

Reforma Migratoria: ¿Por Qué en el 86 Sí?

Durante una larga etapa, el Congreso de Estados Unidos, organizaciones comunitarias, líderes políticos y religiosos, amigos y enemigos, han sido protagonistas de un intenso debate acerca de la posibilidad de cambiar las leyes de inmigración, ante la presencia innegable de 11 millones de extranjeros sin documentos migratorios. En 1986 se aprobó una reforma a las leyes vigentes que permitió la legalización de unos tres millones de inmigrantes indocumentados. En la última década, repetir aquel proceso con éxito, ha sido poco menos que imposible. ¿Por qué aquella vez sí se pudo y ahora el mismo propósito se mantiene en el limbo?