Latinos en EE.UU.EspectaculosArte y CulturaTecnologiaCiencia y SaludComida LatinaUn Poco de HumorAmerica, MundoPublicidad

Periodismo

¿Por Dónde Va el Periodismo de Hoy?

Muchos se preguntan si las nuevas tecnologías representan solamente un cambio de herramientas para hacer la crónica del acontecer, o si, como muchos piensan, han producido nuevas fórmulas a la hora de contar historias.

JESUS HERNANDEZ CUELLAR

Desde el nacimiento del Acta Diurna, boletín escrito a mano y difundido entre los asistentes al Foro, la principal plaza pública de la Antigua Roma, hasta la más reciente referencia de un suceso que hayamos descubierto en Twitter, la profesión periodística ha sido una aventura apasionante. Lo será, seguramente, por los siglos de los siglos. Incomparable es esa emoción que embarga al periodista a la hora de hacer la crónica de lo que ocurre a su alrededor, con plena conciencia de que sus palabras y sus imágenes, van por el mundo tocando las entrañas de miles, de millones de seres humanos ávidos de saber más para tomar mejores decisiones, de enterarse de todo aquello que podría mejorar su calidad de vida, o de ciertos acontecimientos que podrían empeorarla. La noticia alivia y agrava los temores. Mejora y empeora la vida. En la segunda década del siglo XXI, una enorme cantidad de jóvenes se ha sumado a esta profesión. Ellos y nosotros, los más veteranos, estamos viviendo un momento histórico semejante al de la invención de la imprenta, al de la salida al aire de la primera onda radial, o de la primera señal de televisión, pero a una velocidad mucho mayor. Es como si todas aquellas invenciones hubiesen ocurrido a la vez. Es un momento de cambios, y todo momento de cambios produce grandes desafíos.

Hace apenas cinco años, los móviles no eran tan inteligentes, ni existían las tablets, ni las redes sociales habían cobrado la importancia que tienen hoy día, ni era tan fácil ver en la pequeña pantalla del teléfono, un reportaje en video que no vimos en nuestro aparato de televisión "normal" a la hora en que se transmite el noticiero en directo. La gente de la calle no participaba tanto como ahora en la difusión de la noticia. Ni los bloggers influían de manera tan tremenda en la vida política, social y cultural… Ni los periódicos habían sufrido todavía la enorme devastación que dejó esa mezcla fatal de la Gran Recesión y el tránsito masivo de las audiencias hacia las plataformas digitales, sin un modelo de negocios que sustentara tan gigantesca transformación.

¡Ultima hora! - Manual para el consumidor de noticias de la era digital.

Lo más importante en una coyuntura así, es saber si estas novedades representan solamente un cambio de herramientas para hacer la crónica del acontecer, o si, como muchos piensan, esas herramientas han producido nuevas fórmulas para contar historias. Caminar en medio de las guerras, los terremotos, las inundaciones, las fiestas, los descubrimientos científicos y los anuncios de nuevas tecnologías, convirtió al periodista profesional en una persona obligada a funcionar con una mente muy abierta. En honor a la verdad, siempre hubo y siempre habrá nuevas maneras de contar historias. Tengamos a nuestro alcance o no, nuevas herramientas. Me pregunto qué será de las prehistóricas cámaras de televisión que en 1954 tomaron el programa A Report on Senator Joseph McCarthy, con el que Edward Murrow puso fin a la cacería de brujas de McCarthy contra escritores y guionistas, actores y directores de Hollywood. O de las antiguas máquinas de escribir del Washington Post con las que Carl Bernstein y Bob Woodward narraron a la opinión pública, con pelos y señales, los pormenores del escándalo de Watergate, que costó la presidencia a Richard Nixon en 1974. Por supuesto, las nuevas herramientas ponen en nuestras manos fórmulas casi infinitas para contar, recontar y analizar los hechos. Sigo enamorado de Snow Fall: The Avalanche at Tunnel Creek, esa formidable crónica sobre 16 esquiadores que terminaron atrapados bajo una avalancha de nieve en las Montañas Cascadas del estado de Washington, con la que John Branch y el diario The New York Times ganaron el Pulitzer 2013 al mejor reportaje especial. Branch y un equipo de otras 20 personas, echaron mano de todas las herramientas disponibles (texto, fotos, vídeos, audio, animaciones flotantes) para contar esta formidable historia. En los primeros seis días de su publicación, Snow Fall tuvo 2.9 millones de visitas en el nytimes.com, y los expertos definieron las fórmulas narrativas que se aplicaron a esta crónica como "el periodismo del futuro".

Una vez que entendamos esa verdad, es nuestro deber entrar de lleno en los principios. Y lo mejor para evitar confusiones, es esforzarnos en responder a esta pregunta: ¿acaso sabemos lo que no ha cambiado a pesar de las nuevas herramientas?

En mi humilde opinión, lo siguiente no ha cambiado.

• La noticia la produce un suceso novedoso e interesante para la audiencia a la que nos dirigimos. La llegada de Cristóbal Colón al Nuevo Mundo fue apasionante, pero ocurrió hace 500 años. El tuit personal que me acaba de mandar mi amigo Pepe es lo más reciente, pero no es interesante ni siquiera para mí. El nivel de popularidad (me gusta, compartir, retuits) de un tema en las redes sociales, puede ayudarnos a entender lo que es novedoso e interesante para las audiencias. Las redes pueden ayudarnos a divulgar el suceso entre millones de personas, pero no pueden por sí mismas, convertir el suceso en novedoso, ni mucho menos hacerlo más interesante. Si el hecho no es novedoso e interesante por su propia naturaleza, no habrá efecto viral en las redes.

• Debo saber que mi público quiere enterarse de qué ocurrió, cómo ocurrió, cuándo ocurrió, dónde ocurrió y por qué ocurrió. Si no lo digo, ese público tiene derecho a pensar que no lo sé, o que por alguna extraña razón, estoy presentando sólo parte del suceso. ¿Le estoy pasando gato por liebre? Cuando esto ocurre, el público se va con otro que se lo explique mejor.

• Ocultar o desconocer los hechos era un pecado común en los días del Acta Diurna, y lo es, aun peor, en los días de Facebook. Debo saber que si mi audiencia no se entera por mí, se va a enterar por otro, y yo haré el ridículo por ocultarlo… o por no saberlo. Documentar debidamente la información que ofrecemos ha sido, es y será, un punto básico de la profesión.

• Si estoy narrando a mi audiencia los detalles de una controversia, estoy obligado a relatar lo que dicen todas las partes. Es lo más ético y lo más práctico. La audiencia no sólo quiere enterarse de los puñetazos que propinó Floyd Mayweather, también quiere tener una idea de lo que hizo Saúl "El Canelo" Alvarez. En Estados Unidos y otros muchos países, si el suceso tiene implicaciones legales, más vale contar lo que dicen todos los involucrados, sus ofensas y sus defensas. De otro modo, la parte que se sienta discriminada, ignorada o vituperada, podría entablar una demanda en mi contra en un tribunal.

• El lenguaje era la herramienta básica para comunicar los contenidos del Acta Diurna, y lo es hoy día en Internet. Lo ha sido siempre, no importa si usamos una vieja máquina de escribir o la última versión de la iPad. Un lenguaje directo, sencillo, respetuoso y capaz de transmitir todos los hechos es la mejor garantía de que el público no se irá con otro. Eso sí, un periodista con un lenguaje pobre y mal usado, está cometiendo un atentado contra sí mismo, contra el periodismo y está propinando una bofetada a la audiencia. Su credibilidad se derrumba. Es la burla de todos.

• La extensión de cada reportaje, como siempre, va a depender de las características de la audiencia particular a la que tratamos de informar. Hay quienes dicen que en Internet, las audiencias son muy impacientes y necesitan piezas breves. Es posible, pero si le decimos esto a Branch, se va a morir de la risa. Snow Fall… tiene una extensión de 17 mil palabras, es decir, unos 68 folios tamaño carta, en seis partes.

• Y el respeto a la dignidad y la inteligencia de las audiencias ha sido fundamental en todas las épocas. Lo es hoy día. Creo que lo será siempre.

Para concluir, hay un punto muy importante a tomar en cuenta. Algo parecido a la guerra de ratings que sufre la televisión, está ocurriendo también en Internet. Es la guerra por el tráfico de visitantes. Al igual que ocurre con la guerra de ratings, en la red muchos medios han estado empleando fórmulas desesperadas para atrapar a las grandes audiencias. Esas fórmulas, en la mayoría de los casos, son lamentablemente extraperiodísticas. Aun cuando esté obligado a usarlas, el periodista profesional debe estar consciente de ello. Creer que esas fórmulas son instrumentos esenciales de la profesión, es el camino más corto para lograr el efecto contrario: que el público se vaya a la casa del otro, que lo explica mejor. Y lo triste de esto es que la traducción de esta moraleja es muy sencilla: el otro tiene mayor credibilidad... y más público.


Jesus Hernandez Cuellar

(Hernández Cuéllar es director y editor de Contacto Magazine, revista que fundó en julio de 1994 en Los Angeles, California. Desde 1981 ha trabajado en todo tipo de medios: agencias de prensa, diarios, radio, televisión, semanarios, internet, revistas y redes sociales. Fue redactor de la agencia EFE en Cuba, Costa Rica y Estados Unidos, así como editor metropolitano del diario La Opinión de Los Angeles, California, e instructor de periodismo de la Universidad de California en Los Angeles, UCLA --- Biografía).


Arte y Cultura - Literatura, Teatro, Artes Plásticas


Música, Cine, Festivales, Eventos Especiales

¿Se Puede Predecir un Terremoto?

La Guerra por las Audiencias Está Cambiando de Rostro

¿Por Qué la Violencia, las Intrigas y el Sexo Cautivan al Gran Público?

Publicidad Digital en ContactoMagazine.com

Legado Hispano en Estados Unidos

La Guerra contra la Reforma Migratoria

Portada de Contacto Magazine

Custom Search

Su
Dirección Electrónica:



Escriba su Comentario:

 


Fiesta Latina - Contribuciones de los hispanos a EE.UU.

Café Impresso (Un espacio digital de opinión)

© Contacto Magazine

Todos los Derechos Reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos periodísticos de Contacto Magazine en medios impresos, radio y televisión, libros, sitios web de Internet, CDs, DVDs y otros medios de comunicación masiva. Los interesados en recibir una licencia de reproducción del contenido de Contacto Magazine, pueden enviar una solicitud al editor.


América-Mundo, Inmigración, Arte y Cultura, Espectáculos, Ciencia y Salud, Latinos en EE.UU. México, Cuba, Tecnología, Un Poco de Humor, Fiesta Latina, Comida Latina, Café Impresso, Portada



Logo de Contacto
<

REPORTAJES ESPECIALES

Hispanos en EE.UU.

¿Por Qué Hay Tantos Hispanos en EE.UU.?

Lejos están los días en que el gobernador de Puerto Rico, Juan Ponce de León, arribó en 1513 a los alrededores de lo que más tarde sería la ciudad de San Agustín, en el estado norteamericano de Florida. Su viaje fue el preludio de una fuerte presencia hispana en el suroeste de Estados Unidos, y finalmente en todo el territorio estadounidense. Más cerca están las olas migratorias latinoamericanas que hoy día pueblan este país desde Los Angeles, San Diego y San José hasta Miami, Dallas, Chicago y Nueva York. Estas últimas obligan a formular una pregunta importante: ¿por qué hay 52 millones de hispanos en Estados Unidos? Nación poderosa y rica, Estados Unidos es una especie de síntesis del cielo y del infierno...

Las Olas Migratorias a Estados Unidos

JESUS HERNANDEZ CUELLAR

Desde la fundación de la misión católica Nombre de Dios, en San Agustín, Florida, en 1565, y la llegada de los llamados Peregrinos en 1620 hasta nuestros días, Estados Unidos ha experimentado olas migratorias sucesivas que han fortalecido el concepto de que éste es un país de inmigrantes.

Los Hispanos se Triplicarán
hacia 2050 en EE.UU.


Hacia mediados de este siglo XXI, la población blanca de Estados Unidos ya no será mayoría en esta nación, según la Oficina del Censo del gobierno norteamericano. El cambio se producirá antes de lo anticipacido, dicen las autoridades, y la población hispana se triplicará.

La Comunidad Mexicana
en Estados Unidos

Luz María Escamilla llegó a Estados Unidos en 1980 con siete meses de embarazo de su segunda hija. Es originaria de Guanajuato, México, y antes de venir había estudiado un año administración de empresas en la Universidad de Michoacán.

Presencia Centroamericana

Los últimos años de la Guerra Fría atraparon en fuego cruzado a muchos países del mundo. América Central, con la equilibrada excepción de Costa Rica, fue igualmente presa de aquella confrontación que protagonizaban por un lado Estados Unidos, democrático y capitalista, y por el otro la Unión Soviética, dictatorial y comunista.

Cubanos en Estados Unidos

Cuando Roberto Goizueta fue nombrado presidente y director ejecutivo de la Coca-Cola en 1981, los cubanos radicados en Estados Unidos lo asumieron como un símbolo del éxito empresarial de su comunidad, en el país más poderoso del mundo.

Colombianos en Estados Unidos

Shakira, Juanes, Kike Santander, Sofia Vergara, Patricia Janiot y Más

Hijo de un asesor importante de la Organización de Estados Americanos (OEA) y nieto de un embajador de Colombia en Estados Unidos, Dan Restrepo pensó que el peso de sus ancestros no le permitía mucho margen para abrirse paso en la carrera política. No fue así. Hoy día es el director para asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional del presidente Barack Obama y asesor especial del mandatario estadounidense.

Eva Mendes, Más de una Década en Hollywood

La actriz cubanoamericana Eva Mendes es hoy día una de las intérpretes más populares del cine de Hollwyood. Entre sus filmes más conocidos están 2 Fast 2 Furious, Hitch, Training Day, We Own the Night and The Spirit. De padres cubanos, Mendes nació en Miami, Florida, el 5 de marzo de 1974, pero creció en Los Angeles.

Eddie Morales Tax Services